domingo, 7 de mayo de 2017

Experimentos sencillos sobre electromagnetismo

EXPERIMENTOS SENCILLOS SOBRE ELECTROMAGNETISMO

La ciencia puede demostrarse fácilmente realizando experimentos sencillos. Mis alumnos de 2º ESO están deseando que cuente cómo lo han hecho ellos. Han diseñado experimentos de electromagnetismo que luego han mostrado a sus compañeros. El resultado es el siguiente:
El divulgador Manuel Díaz Escalera diseñó un sencillo experimento en el que se podían comprobar las propiedades magnéticas en el agua.  Díaz Escalera enseña cómo el magnetismo provoca la formación de polígonos regulares sobre el agua con fichas magnéticas  del juego de las damas debido a las fuerzas de atracción y repulsión entre ellas. De la misma manera Manuel Gómez Pérez de 2ºESO C nos lo muestra en el siguiente vídeo:

Imaginemos que intentamos introducir una pieza metálica de neodimio a través de un tubo de aluminio. ¿Qué ocurrirá? El magnetismo es capaz de ralentizar su movimiento a través del cilindro de alumnio, algo que ya pensó el físico Heinrich Friedrich Emil Lenz, quien enunció la luego conocida como Ley de Lenz.
 Esta teoría física fue determinada por el científico en 1833, y dice que “el sentido de las corrientes o fuerza electromotriz inducida es tal que se opone siempre a la causa que la produce, o sea, a la variación del flujo”. Como puede observarse en el vídeo que nos presenta Javi Almendro Mejías de 2º ESO C, el paso de las piezas de neodimio se “frena” por un puroefecto magnético.

Cuando hablamos de magnetismo, no debemos olvidar que nuestro planeta se comporta como un gran imán. Esta observación fue realizada ya en 1600, cuando el físico y filósofo británico William Gilbert señaló esta similitud. El fenómeno magnético terrestre, no obstante, se usaba mucho tiempo atrás, con el uso de las famosas brújulas en navegación.
Podemos comprobar a la perfección cómo funciona el magnetismo terrestre mediante el experimento que nos muestra Juanpe González Gragera en el siguiente vídeo. Las limaduras de hierro se sitúan en función de las líneas de fuerzas que salen del polo norte del imán y entran por el polo sur de la bola de corcho (que funciona como si fuera el planeta Tierra) .
Un electroimán es un tipo de imán que consiste en una bobina y un núcleo ferromagnético. La diferencia principal radica en que se transforma en un imán permanente cuando el electroimán se conecta a una corriente eléctrica.
El primer electroimán lo creó William Sturgeon en 1824, descubriendo que éste era capaz de levantar 20 veces su peso. Posteriormente, Joseph Henry lo mejoró, aumentando la intensidad magnética y consecuentemente su potencia. Hoy en día el electroimán se utiliza en multitud de dispositivos, como en grúas, suponiendo también el inicio del uso de la energía eléctrica en máquinas útiles y controlables, como el telégrafo y el motor eléctrico.
Ahora veremos cómo hacer otro Electroimán Casero de la mano de Javi Díaz Piñero, Héctor Albarrán López  y Luis Perera Gragera. Al igual que en el caso anterior, es muy sencillo de construír, pero tiene la potencia suficiente como para atraer objetos metálicos pequeños.


Éste es otro de los Experimentos Caseros fáciles que podemos hacer en casa. Se trata de Como hacer una brújula casera.La brújula es muy antigua, de hecho se cree que fue inventada en el siglo IX, por los chinos. Y, aunque te parezca raro,  nombres la que vamos a hacer es igual que aquella! Pedro Enríque González, Noa Matías Álvarez y Elena Menayo Conchas son los encargados de mostrárnoslo.

Ale Coria Gómez,  Dani Cabezudo Santano, Alberto Cebrián García, Andrés Delgado Herruzo, Juan Romero García y Sofía García Moreno nos muestran cómo funcionan distintos motores eléctricos utilizando pilas, imanes y alambre de cobre. Y Marta Pérez Rodríguez, Tony Vega Gil  e Isa Flecha Corbacho nos muestran otro experimento con cerillas.

Marco Álvarez Mata nos propone un dispositivo donde podemos observar un clip levitando.  Se trata de un simple montaje  en el que entran en juego fuerzas como la de la gravedad y la creada por el campo magnético de un pequeño imán. Estas fuerzas hacen que un clip permanezca en un equilibrio «cuasiestático», dando la sensación de que el clip levita. También nos muestra una especie de acelerador y otro experimento donde mover virutas de hierro en agua resulta prácticamente imposible.



La experiencia que nos presenta Nacho Gutiérrez Ramiro es bastante espectacular, una versión simplificada del aparato llamado “Cañón de Gauss”. Sobre el suelo, se monta un conjunto de imanes dentro de unas guías de madera, con una separación constante entre ellos. Unas bolas de acero se colocan juntas y a continuación un imán. La última bola sale por las guías que limitan el cañón a gran velocidad.

Espero que hayáis disfrutado tanto como ellos y como yo. Hasta otra ocasión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario